DISCAPACIDAD PSICOSOCIAL

VOZ PRO SALUD MENTAL

Dentro de la discapacidad mental, se encuentra la discapacidad psicosocial, en la que la forma de razonar se ve afectada, y produce la inhabilidad de poder interactuar con la sociedad de forma aceptable culturalmente.

La discapacidad psicosocial, la puede tener una persona con discapacidad motriz, en el caso de que no cuente con las herramientas necesarias para tener una vida social, laboral y familiar de forma activa. Por ejemplo, si sólo se mueve mediante una cajita con ruedas y no puede salir de casa.

 

Una persona sorda  que tiene todas las herramientas para desarrollar su trabajo, llegar e interactuar con las personas y labores que se le exigen, no tiene discapacidad.

Sin embargo, aquella persona que tiene una enfermedad mental, debido a que su forma de razonar y pensar se ve alterada, carece de habilidades para interactuar con otros de forma eficiente y congruente. Esto afecta su área social y psicológica a la que se llama discapacidad psicosocial.

La discapacidad psicosocial, por enfermedad mental se refiere aquella que es invisible, porque no se detecta. Una vez que se entabla interacción social con la persona se percibe, y por esto es tan difícil de comprender.

Las personas con una enfermedad mental o psiquiátrica, pueden tener una discapacidad psicosocial temporal, cuando atraviesan por una crisis sicótica. Muchas de ellas, al rehabilitarse, vuelven a su vida social y laboral. Sin embargo, una minoría, debido a la falta de tratamiento integral y por la misma naturaleza severa de su enfermedad, podría presentar discapacidad psicosocial permanente.

El estigma es el principal daño que puede recibir una persona con discapacidad psicosocial, muy arraigado en nuestra sociedad, en la que se culpa a la misma persona o su familia por la condición que presenta.

Los trastornos mentales deben de ser tratados de forma integral, desde la parte biológica, psicológica y social; para lograr la recuperación y la integración a la sociedad. Promover el apoyo y entendimiento familiar como parte del tratamiento.

El estigma fomenta la desigualdad, el miedo, la incomprensión de los demás y pone en evidencia la ignorancia de quienes lo manifiestan.

Las personas con enfermedad mental con o sin discapacidad psicosocial merecen respeto y empatía; realizan una lucha día a día por salir adelante, por manejar su consciencia alterada, y ellas no son responsables de su condición.

Se debe lograr una sociedad incluyente no solo de las personas que tienen una discapacidad visible, sino también de aquellos que su discapacidad es invisible. Una sociedad que abra el corazón a los discapacitados.

 

 

Llama a nuestra RED DE ASOCIACIONESLlama a nuestra RED DE ASOCIACIONES

Llama a nuestra RED DE ASOCIACIONES

CDMX (55) 1997 5040

Guadalajara (33) 3817 4088

Monterrey (81) 8040 9418

VPSM

All for Joomla All for Webmasters