Esquizofrenia

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia es un trastorno cerebral serio que afecta la capacidad de la persona de pensar claramente, controlar sus emociones, tomar decisiones o relacionarse con los demás. La mayoría de las personas que sufren de esquizofrenia tienen síntomas de la enfermedad durante toda su vida, ya sea crónicamente o por episodios. A estas personas se les estigmatiza porque la familia, los amigos y la gente en general no entienden esta enfermedad. A diferencia de lo que se cree popularmente, las personas con esquizofrenia no tienen "doble personalidad". La mayoría de ellas no son peligrosas ni atacan a los demás cuando reciben el tratamiento adecuado. La esquizofrenia afecta a aproximadamente 2.2 millones de adultos en Estados Unidos, el equivalente a casi el 1.1 por ciento de la población mayor de 18 años.

¿Cuáles son sus síntomas?

La esquizofrenia no tiene síntomas que la caracterizan, pues todos ellos se pueden encontrar en otros trastornos mentales. Por ejemplo, los síntomas psicóticos pueden producirse por consumir drogas o pueden aparecer durante el episodio maniaco del trastorno bipolar. Cuando un médico observa los síntomas de la esquizofrenia y sigue cuidadosamente el curso de la enfermedad durante seis meses, casi siempre puede diagnosticarla correctamente.

 

Los síntomas de la esquizofrenia se dividen en tres categorías: síntomas positivos, síntomas desorganizados y síntomas negativos. La palabra “positivo” se refiere a que son características que la persona no presentaba antes de enfermarse y aparecen durante los episodios de psicosis; esta palabra no debe interpretarse como una connotación positiva hacia los síntomas. De la misma manera, la palabra “negativo” no se refiere a la actitud de la persona, sino a la falta de ciertas características que normalmente tendría.

  • Los síntomas positivos o "psicóticos" incluyen delirios y alucinaciones que ocurren cuando el paciente ha perdido el contacto con la realidad. Los delirios son pensamientos irracionales y generalmente falsos, quién los presenta puede creer que otras personas leyendo su mente, conspiran en su contra, la vigilan o la amenazan en secreto; también puede creer que puede controlar la mente de los demás. Las alucinaciones son voces o imágenes que la persona afirma escuchar o ver, pero que no existen.

  • Los síntomas desorganizados incluyen ideas y habla confusas y comportamiento que parece carecer de sentido. Por ejemplo, las personas con esquizofrenia a veces tienen dificultades para hablar formando oraciones coherentes, o no pueden llevar una conversación normal con otras personas. Por lo general se mueven lentamente, repiten ademanes o gestos rítmicos o hacen movimientos poco usuales, como caminar en círculos o de un lado a otro. También se les puede dificultar entender objetos, sonidos, sentimientos y emociones diarias.

  • Los síntomas negativos incluyen la falta de expresión, incapacidad de comenzar y terminar actividades, habla breve, y aparentemente incoherente, y falta de interés y placer en la vida.

¿Qué la causa?

La esquizofrenia no es el resultado de una "mala crianza" ni de una debilidad de la persona.

Los médicos no conocen todavía la causa especifica de la esquizofrenia, pero las investigaciones indican que el cerebro de las personas con este trastorno es diferente del cerebro de las personas que no lo sufren. Al igual que muchas otras enfermedades como el cáncer o la diabetes, la esquizofrenia parece tener su causa en una combinación de problemas que incluyen factores genéticos y ambientales que surgen durante el desarrollo de la persona

Por lo general, las primeras señales de la esquizofrenia surgen en la adolescencia o entre los 20 y 30 años de edad.

  • w-facebook
  • Twitter Clean

© 2020 Red Voz Pro Salud Mental