Trastornos de ansiedad

Se presenta en México en más del 14% de la población, por lo menos una vez en la vida, según la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica (ENEP).

Se caracteriza por un estado de miedo o temor constante, en muchos aspectos de la vida, miedo al futuro, lo que pueda suceder en el presente como algo inevitable. Los pensamientos negativos son recurrentes, y fuera del control de la persona. Muchas veces estos pensamientos impiden tener una vida.

Pueden quitar el sueño, porque la persona no logra relajarse para tener un sano descanso, esto genera un círculo vicioso ya que la falta de sueño y descanso aumentan el estado de ansiedad.

Como las demás enfermedades mentales tienen factores, biológicos, psicológicos y sociales, que influyen para que se genere la enfermedad.

La vida moderna, que conlleva mucho estrés y competitividad. La vida agitada en las grandes ciudades, el trafico intenso, la falta de sensibilidad y tacto dentro del los grupos humanos, pueden aumentar el riesgo de tener ansiedad. Así también, es común que cuando se vive en un estado de inseguridad y de violencia, o si se ha vivido un suceso traumático (robo, violación, secuestro, etc) estos cuadros de presentan con mayor frecuencia en la población, así también.  Los cambios hormonales, en periodos específicos de la vida, también facilitan la aparición de un cuadro de ansiedad.

 

Sin embargo, puede presentarse sin haber vivido ningún caso anterior, lo cual genera mayor preocupación ya que se desconoce la razón por la que para pudiera presentarse.

 

La depresión y el trastorno de ansiedad van muy de la mano, por lo que es importante obtener un diagnóstico completo para seguir el tratamiento indicado.

 

Cuando el trastorno de ansiedad se torna agudo, puede presentarse un:

Ataque de pánico

Los síntomas comunes de éste son:

  • Respiración agitada

  • Sudoración en las manos

  • Palpitaciones fuertes del corazón

  • Sentir que la sangre fluye con mayor fuerza

Este cuadro muchas veces se confunde con un posible paro cardiaco, lo que asusta aún mas a la persona que lo padece, es frecuente llegue a sala de urgencias, donde después de los estudios le digan que no es “nada” o en el mejor de los casos le expliquen que tuvo un ataque de pánico y que debe recurrir a ayuda especializada.

Puede ser que el trastorno de ansiedad se vuelva crónico y deje a la persona sin capacidad para interactuar con la sociedad, poniendo en peligro sus estudios, su trabajo y sus relaciones interpersonales. Por lo cual es muy importante darle la atención que merece.

Tratamiento

Acudir a un especialista como lo es un psiquiatra. El decidirá si es necesario ayuda química con medicamentos, que podrán hacer efecto en unos días.

 

Sin embargo, dado que son enfermedades biopsicosociales, lo más recomendable es una terapia cognitiva conductual y la psicoeducación para que aprenda habilidades de manejar sus síntomas e ir extinguiéndolos.

Al igual que la familia necesita psicoeducación y apoyo para saber qué esta viviendo su ser querido y cómo es la mejor manera de abordarlo

  • w-facebook
  • Twitter Clean

© 2020 Red Voz Pro Salud Mental